darc night 2016, Inner Iridescence

Inner Iridescence provoca sensaciones contrastantes. El exterior de la instalación, monótona y modular, está en neta antítesis con el magnífico interior irregular: un drástico cambio de atmósfera, pensado para jugar con el humor del usuario, gracias a los colores brillantes que sorprenden y confortan al observador mientras se aleja del ambiente, voluntariamente incoloro que rodea la instalación.

Una característica fundamental de la obra es la elección de los materiales. La exposición es temporal, y por tanto era muy importante que los materiales fueran reutilizables y reciclables. Partiendo de esta idea, se ha elegido el papel de aluminio, por sus propiedades reflectantes y su precio. Unas simples cajas de cartón, fáciles de encontrar, han creado una fachada lineal y sin grandes pretensiones.

Las paredes exteriores dejan filtrar la luz a través de las ranuras, que sugieren un evento luminoso, algo que sucede en el interior de la instalación. Este efecto se consigue gracias a pequeños proyectores de potencia (Templa) que normalmente se usan en contextos más amplios, por ejemplo para iluminar las bóvedas de las iglesias, y que aquí concentran su flujo luminoso en una pequeña crujía que se libera después por las ranuras.

En la parte interior, la luz se refleja en las paredes multireflectoras y altera la percepción del espacio por parte del espectador, que pierde los puntos de referencia y se pierde en los haces de color. Este efecto se ha conseguido mezclando precisas tonalidades de color y cruzando los haces luminosos de amplitud diferente.

Proyectores RGB colocados en el techo y perfiles lineales RGB (Snack) colocados en la pared, sumergen el cubo en una gama completa de colores y reflejos.

LocalidadLondres, Inglaterra
Planificación de la iluminaciónVeronica Lykou, Javier Marcos Castro, dpa lighting consultants London